Pinceladas sobre el órgano neoclásico

Hace algún tiempo, se recuperó el órgano de la Parroquia de la Inmaculada Concepción (PP. Franciscanos) de Valladolid

Se trata de un órgano construido en 1968 por Organería Española en sus talleres de Azpeitia. Sigue los ideales neoclásicos acuñados por Víctor González (organero español naturalizado francés, discípulo de Cavaillé-Coll y que dominó la organería francesa desde la década de 1920 hasta la de 1950)  y Norbert Dufourcq (el teórico del órgano neoclásico) en la década de 1920 y que pasaron a España en 1939-40, cuando González estuvo refigiado en nuestro país mientras González de Amezúa padre (ninguna relación con D. Aquilino, quien además se apellidaba Amezua o Amézua, nunca Amezúa), Piugnau, el P. Otaño y otros estaban formando la nueva empresa de construcción de órganos OESA, hasta el punto que se ofreció la dirección a González, que éste rechazó, por no querer dirigir a la vez su empresa de París y la nueva de Azpeitia.

Veamos su composición:

I Teclado: Violón 16′; Flautado 8′; Bordón 8′; Flauta armónica 8′; Octava 4′; Nazardo 2 2/3′; Lleno IV-V; Trompeta 8′; Clarín 4′ (los dos últimos en batalla)

II Teclado (expresivo): Violón dulce 8′; Corno gamo 8′; Cesleste 8′; Tapadillo 4′; Quincena 2′; Sesquiáltera II (2 2/3′ y 1 3/5′, es decir, 12ª y 17ª); Zímbala III; Fagot y oboe 8′

Pedal y pedales de combinación: Subajo 16′; Violón 8′; Principal 4′; Fagot 16′; I al pedal; II al pedal; II al I; Expresión a báscula del II Teclado; Temblante; Exclusión de mixturas; exclusión de lengüetas; Tutti.

Posee cuatro combinaciones fijas (botones). Tracción electroneumática, secretos de membranas.

Como se ve, sobre la base de órgano romántico, se han colocado unas mixturas más potentes (el fornido Lleno del I y la Sesquiáltera y la Zímbala) y con las retomas del Lleno y la Zímbala pensadas para el contrapunto (con retomas en distintos puntos para evitar el mal efecto para la polifonía que todas las mixturas retomen en el mismo punto, cosa que con frecuencia ocurre en el órgano romántico, más pensado para la homofonía), configurándose el II Teclado como un Recitativo romántico (el Corno gamo -que en realidad sería una Spitzgamba, una Gamba cónica-, la Celeste, las flautas en 8′ y 4′ y el Fagot y oboe 8′) a la vez que como un positivo barroco con un 2′ principal -una especie de Brustwerk- con unas flautas 8′ y 4′ de base -que hacen doblete como flautas románticas y barrocas- y una Sesquiáltera y Zímbala.

Además, como ya decía en el anterior post (De cómo un órgano de salón…), las mixturas aparecen como bloques del color, sin separación de hileras. Así, en el I tenemos el Nasardo, para dar un discreto color de quinta a los fondos, o bien el fornido Lleno, sin nada intermedio; el sonido de Lleno es un bloque de color y no existe, como en el órgano barroco, la idea de componer un lleno por medio de mutaciones separadas, más o menos agudo o más o menos amplio seleccionando hileras en la consola. Lo mismo puede decirse de la Zímbala y la Sesquiáltera del II, son colores que se aportan al órgano. Las mixturas Lleno y Zímbala, en el órgano neoclásico, tiñen de color de plein-jeu a cualquier registración de fondos, sonarán bien con cualquier combinación, desde la de sólo Violón 8′ y Lleno (que en un órgano barroco quedaría muy extraño y hueco), la cual aquí, por la composición del Lleno y lo fornido que es, no queda tan extraña ni tan hueca, hasta todos los fondos y el Lleno.

Teóricamente, según decían en la época, se podía tocar aquí toda o casi toda la literatura de órgano. El resultado sonoro en la música antigua (Bach) queda a nuestros oídos contemporáneos, más habituados a las pautas neobarrocas actuales para los órganos que cubren esa parte del repertorio o a los instrumentos históricos restaurados con mayor cuidado y respeto que en la época neoclásica, un tanto vintage, podríamos decir. El sonido del órgano, en Bach, recuerda al sonido de los discos de Walcha, como los grabados en Saint-Pierre-le-Jeune de Estrasburgo, órgano que fue restaurado tras la II Guerra Mundial siguiendo unas pautas neoclásicas un tanto agresivas (hasta se le realizó una extensión con un secreto neumático y la armonización se retocó mucho, así suena en los discos de Walcha) y que luego ha tenido que ser des-restaurado.

Organo PP. Franciscanos Valladolid

El órgano OESA de los PP. Franciscanos de Valladolid, 1968, con la lengüetería del I en batalla, la tubería del pedal a los lados, y detrás, el expresivo con la tubería del II, siguiendo una arquitectura vagamente inspirada en el sistema Werkprinzip (los tubos de cada teclado del órgano situados en un plano sonoro distinto), pero que aquí tiende, por estar colocado todo en el mismo nicho, al empaste sonoro entre teclados que asimilamos al órgano romántico, pero del que también gustaban muchos organeros turingios de la época de Bach, que construían órganos sin Rückpositiven.

Albert Schweitzer definió el órgano de Cavaillé-Coll como el ideal para Bach (?); en las conferencias y congresos alemanes de los años 20, se definió como “órgano de Bach” el modelo Schnitger o el Silbermann -sin darse cuenta, como se ha visto modernamente, que el modelo Schnitger era para Bach algo interesante, pero extranjero, y que, de todos modos, la estética del Werkprinzip schnitgeriana estaba ya superándose en Turingia durante la juventud de Bach y que, por su parte, Silbermann, si bien trabajó con Bach, era completamente ajeno a la estética más usada en Turingia y en la que Bach, por los testimonios que nos han quedado, estaba más inmerso-. Víctor González y Norbert Dufourcq fundaron en Francia el órgano neoclásico, intentado crear un órgano para todo el repertorio. El Classical revival fue su versión en Inglaterra y el instrumento estrella fue el órgano del Royal Festival Hall de Londres (1953), que se está restaurando actualmente, como ya lo fue su primo hermano y coetáneo de El Buen Pastor de San Sebastián, de OESA, uno de los órganos neoclásicos mayores de Europa. Mientras, en Ustados Unidos, se desarrolló el American Classic Organ de G. Donald Harrison y Walter Holtkamp, una versión americana de la estética de OESA en España, instrumentos, los de Harrison y Holtkamp, muy apreciados en Estados Unidos hoy en día, hasta el punto que los cacharrófonos digitales de Allen, por ejemplo, sacan la mayoría de sus sonidos grabados de órganos construidos por Harrison durante su estancia en la Aeolian-Skinner.

Anuncios

Acerca de villaumbrosa

Dilettante y excéntrico, interesado por las ideas estéticas, postromántico fuera de época, todo eso se podría decir de mí. Dentro de ese interés por las ideas estéticas, está mi mayor afición, el órgano de tubos y su música. En este blog iré compartiendo las cosas que más interesantes me parezcan (siempre asumiendo un grado de subjetividad) sobre el Rey de los instrumentos. De todas formas, ya advierto que me encanta empezar hablando de una cosa y, relacionando, relacionando, acabar hablando de otra muy distinta (lo que se conoce como "irse por los cerros de Úbeda").
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pinceladas sobre el órgano neoclásico

  1. Pingback: Otro concierto de órgano más en Valladolid | Memorias de un organista de provincias

  2. Pingback: Un artículo interesante y un concierto interesante | Memorias de un organista de provincias

  3. Javi.-Landaren dijo:

    Buena información aunque me sea imposible acudir. Ya le informaré en breve, de los Conciertos que nuestro buenos amigos Hnos.Cepeda han organizado en Bizkaia a través de la Fundación Diego de Amezua.
    Quiero compartir con todos los lectores de este blog una noticia aparecida la semana pasada en LA VANGUARDIA escrita por Mª Paz López. Se titula “El Órgano que oirá BENEDICTO XVI”.
    “Un órgano construido al pie de la montaña de Montserrat envolverá en música la ceremonia litúrgica que el 7 de Noviembre hará de la Sagrada Familia de Barcelona, un templo dedicado al culto.El órgano que Benedicto XVI oirá sonar a sus espaldas cuando oficie la Misa ante el altar, habrá salido del Taller que regenta, en Collbató, el Maestro Organero ALBERT BLANCAFORT, también autor del nuevo órgano de la Abadía de Montserrat, inaugurado el pasado Abril.
    Gaudí no dejó indicaciones sobre cómo debía ser el órgano del Sagrada Familia -explica Blancafort-, y la Junta del Templo me pidió un órgano austero, sin imitar estilos “gaudianos”.Recibió el encargo en Diciembre del 2008 y el trabajo está a punto de ser culminado, en lógica coincidencia con la visita papal.Es un órgano de tubos exentos de mueble, en el que Blancafort ve una suerte de llama que se proyecta hacia arriba en el Presbiterio.Los tubos son de estaño, y el resto de elementos, de maderas y metales nobles , pues un órgano aspira a perdurar.
    No es este un órgano de tamaño descomunal, y tiene su explicación. “Como espacio que sonorizar, la Sagrada Familia es enorme, tiene dimensiones considerables, así que ni nosotros como organeros ni la Junta, hemos planteado, de momento, sonorizarla en su totalidad .-aclara Blancafort-. Con este órgano sonorizamos el Presbiterio, el Altar y el Coro.” Es, pues, un órgano de acompañamiento para las voces blancas (250 en el primer triforio, junto al Altar) y adultas (en la tribuna lateral caben 1.500 cantores, pero por seguridad, ese día serán SÓLO 650 cantores).
    Ese Domingo en que el Papa consagrará la Sagrada Familia “el órgano no será el protagonista, pero tendrá impacto simbólico -dice Blancafort-. Es la primera vez que un órgano nuestro se estrena con una Misa de C onsagración, y en presencia de un Papa, que además tiene fama de apreciar la música.” Aún no se sabe qué organista tocará el instrumento “pero debería ser un organista litúrgico, acostumbrado a acompañar coros de voces, NO UN ORGANISTA DE CONCIERTOS”, razona Blancafort, de 46 años e integrante de una familia con tradición musical.
    El órgano que Blancafort ha concebido para la Sagrada Familia consta de dos cuerpos-que suman 1.492 tubos- y de tres teclados, dos de ellos manuales y el tercero de pedal. El órgano tiene 26 registros. La armonización de los tubos se acometerá en las próximas semanas, cuando el órgano esté ya ubicado en el templo.
    Como no podía ser de otra manera, hoy en día, este órgano incluye tecnología actual consistente en ordenadores que memorizarán combinaciones de registros y sonidos. Así puede el órgano SONAR SOLO, SIN ORGANISTA. Está previsto que así sea dos veces al día, para que fieles y turistas gocen de la dimensión acústica del Templo. Y es una práctica saludable para el órgano; le irá bien para funcionar.”
    Hasta aquí el artículo de la Vanguardia.
    Y qué decir de esto último del artículo? Sólo se me ocurre una cosa : “Toma ciripicundia”. Eso será cosa de la periodista y se lo habrá “soplado” Blancafort?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s