Léxico de registros propios de los órganos de Aquilino Amezua y su escuela

Aunque, naturalmente, en los órganos construidos por Aquilino Amezua o algunos de sus discípulos, nos encontramos con registros típicos como Flautado, Violón, Flauta armónica, gamba, Celeste.., nos podemos encontrar también con registros o nomenclaturas que no son comunes en organería. Es, por ello, interesante dar una pequeña explicación de ellos:

algunos de los tiradores de los registros del órgano Amezua (1896) de la Parroquia de Vera de Bidasoa (Navarra), con algunos de los nombres explicados aquí.

-ANGÉLICA.- Ver “TROMPETA ANGÉLICA”

-APENINOS.-Ver “OCARINA”

-CLARINETE.- Ver “TROMPETA ANGÉLICA”

-FLAUTA DULCE.-Registro de fondo, de 8 pies, cuyo tubo es troncocónico o ahusado, de talla relativamente ancha, produciendo un sonido de carácter híbrido entre las flautas y los mordentes, de entonación relativamente suave pero con cierto cuerpo. Es similar a un “Gemshorn” o una “Spitzflöte”.

-FLAUTA VIENA o FLAUTA VIENESA.-Registro de fondo de 8 pies. Su tubo se construye en madera, de forma prismática. Posee un sonido muy pastoso con marcado carácter de flauta. Aparece ocasionalmente en algunos órganos de Amezua construidos en tordo a 1900-1905 (Parroquia de San Marcos de Madrid o Parroquia de Santiago de Valladolid). Fue un registro muy usado por los discípulos de Amezua bajo otras denominaciones: “Flauta dulce” (Eleizgaray y Quintín Rufiner), “Flauta rústica” o “Flauta de madera” (L. Galdós y L. Caucual) o “Flauta catalana” (P. Xuclá).

-HIERODÓFONO.- (del griego “sonido sacro”). Registro muy similar a una “Unda maris”. De la misma manera que ésta, se saca junto con otra hilera –generalmente, su pareja es la “FLAUTA DULCE”; los tubos de ambos juegos son muy similares- para producir ondulaciones. Aparece generalmente en el I Teclado de los órganos tardíos de Amezua (1903-1912). En algún órgano aislado de los primeros tiempos de la Casa Eleizgaray también está presente.

-KERAULOFÓN, QUERELOFÓN o FLAUTADO QUERELOFÓN.-Registro de fondo, aparecido en Ingalaterra en el primer tercio del S. XIX. Se trata de un principal con carácter mordente, próximo a un “Salicional”, aunque con un sonido en ocasiones más fuerte. Es frecuente en los órganos construidos por Amezua entre 1890 y 1903. Aparece bien en el II Teclado o bien en el I, marcando bastante al conjunto de los fondos de la división donde se halla. Fue un registro también muy usado por los discípulos de Amezua en Cataluña (Alberdi, Xuclá, Estadella….).

-OCARINA.-Registro de fondo de 4 pies cuyos tubos son tapados y de talla ancha. Los tiples suelen ser abiertos y de forma ligeramente ahusada. Su sonido, pastoso y de cierta potencia, tiene algún parecido con el del instrumento del que toma el nombre. Quizás sea una influencia de los organeros italianos (como Teppati) que se encontraban en Cataluña en la época que Amezua tenía sus talleres en Valencia y Barcelona; en algunos órganos aparece bajo la denominación de “APENINOS”. Fue un registro que también, por influencia de Amezua, fue muy usado por otros organeros en España entre 1895 y 1930.

-TROMPETA ANGÉLICA.-Registro de lengüeta pabellón largo como el de una Trompeta. Este registro a veces también se halla bajo la denominación de “CLARINETE”, a cuyo timbre se aproxima. En los órganos de Amezua construidos en torno a 1890 aparece en el I Teclado como juego en batalla, muchas veces como medio registro de tiple (desde do3 ó do#3), con un sonido de cierta potencia. A partir de 1895, su presencia en batalla es más rara y se suele colocar en el II Teclado, como registro entero, haciendo compañía al “Fagot y oboe” como juego solista y posiblemente también para formar el coro de lengüetas de este teclado.

Anuncios

Acerca de villaumbrosa

Dilettante y excéntrico, interesado por las ideas estéticas, postromántico fuera de época, todo eso se podría decir de mí. Dentro de ese interés por las ideas estéticas, está mi mayor afición, el órgano de tubos y su música. En este blog iré compartiendo las cosas que más interesantes me parezcan (siempre asumiendo un grado de subjetividad) sobre el Rey de los instrumentos. De todas formas, ya advierto que me encanta empezar hablando de una cosa y, relacionando, relacionando, acabar hablando de otra muy distinta (lo que se conoce como "irse por los cerros de Úbeda").
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Léxico de registros propios de los órganos de Aquilino Amezua y su escuela

  1. Anónimo dijo:

    Me encantan las gentes completas, o cuando menos que vivan intentándolo. El Hombre es pleno en su plenitud, la especialización deteriora el alma. Sigue hablando de todo, es interesante para crecer; Disponer de un buen altozano desde donde otear el horizonte, si se quiere hacer con amplitud de miras, es lo correcto y… los cerros de Úbeda no son mal atalaya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s